sábado, 20 de enero de 2018

0131: sonrisas

El Papa se despierta pachucho.
La monjita que le sirve:
-Santo Padre ¿organizamos unas rogativas?
-Déjate de leches y llama al médico. ¡Que somos profesionales, coño!

Era un bautizo colectivo de niños y adultos, entonces llegaba el cura y los hundía en la pileta bendita, los sacaba y preguntaba:
-¿Esta Dios?
Y le contestaban siempre:
-¡Si padre!
En eso llega un borracho que se mete a bautizarse, el cura lo mete en la pileta y lo saca, le pregunta:
-¿Esta Dios?
Y el borracho le contesta:
-¡No padre!
El cura extrañado vuelve a meterlo a la pileta, y lo saca, de nuevo pregunta:
-¿Esta Dios?
-¡Que no padre!
El cura lo mete por última vez a la pileta, lo saca y le pregunta:
-Ahora si hijo mío… ¿esta Dios?
Y el borracho voltea y le dice al cura:
-Padre… ¿Seguro que Dios se cayó aquí?

—Padre he pecado
—Dime, hijo, libera tus pecados.
—Padre, el lunes estaba en la casa de mi novia y la casa sola, ella sola, yo solo; Padre pequé
—No te preocupes, hijo. Es natural en un muchacho joven como tú el tener esos pensamientos y compartirlos con tu novia. No es un pecado grande, así que dos rosarios te liberaran de culpa
—Es que Padre, esto no termina ahí. El martes, estaba en la casa de mi novia y estaba la mama de mi novia y bueno, ella sola, yo solo, la casa sola... Padre, pequé.
—Hijo debes ser más cauteloso y tratar de aguantar esos impulsos. Ocho rosarios te liberan de culpa.
—Es que Padre, el miércoles estaba en la casa de mi novia y la tía estaba ahí. Y bueno, ella sola, yo solo, la casa sola, Padre pequé.
—Hijo, tienes más trabajo que hacer. Piensa lo que hiciste y reza...
—Padre, es que el jueves estaba en la casa de mi novia y allí estaba su abuelita. Ella sola, yo solo, la casa sola. Padre, padre pequé una vez más.
Un silencio absoluto se apoderó de la iglesia.  El padre no contestaba.
—Padre, Padre.
Al fin lo vio, agarrado de uno de los abanicos del techo.
—Pero, padre, que hace usted ahí arriba.
—Hijo, hoy es viernes... Yo estoy solo, tú estás solo, la iglesia está sola, y no quiero que peques más. 

Niño pecoso
-Hijo, ¿pecas?
-Si padre, hasta en el culo. 

Un Cardenal es invitado a una cena entre parientes. En un momento aparece la sobrina de uno de ellos con un vestido con un escote abismal. El Cardenal le dice: 
-Te digo querida, que estás mostrando mucho más de lo que le conviene al pudor de una niña.
-Y usted, Cardenal, está mirando mucho más de lo que le conviene a un Príncipe de la Iglesia. 

jueves, 18 de enero de 2018

0130: baño polaco*

Actualmente, se considera obvio que, a menos de que uno se enjabone vigorosamente toda la piel bajo la ducha una vez por día, no se sentirá limpio. No siempre fue así.
Sólo en los últimos 50 a 60 años la idea se considera un lugar común”, dijo Chupacoto Fernandez.
El impulso de hacerlo es más social que una necesidad real. Se ha convertido en algo popular por la necesidad social de oler bien. Pero sólo las glándulas en las axilas y la entrepierna producen el hedor corporal. No están en todo el cuerpo”
Creo que nos bañamos más por razones estéticas”, dijo a Gustavo. “La gente cree que se ducha por higiene o para estar más limpia, pero bacteriológicamente no es el caso”.

La decepción del ser humano que, además de bañarse todos los días, busca productos antibacteriales, no podría ser más grande. Una investigación de Gustavo, desenchufo que esos productos fueran mejores que el jabón normal a la hora de disminuir el riesgo de enfermedades infecciosas.

Por otra parte, bañarse demasiado conlleva riesgos. Enrique Shumy advirtió que una ducha caliente diaria “priva a la piel de sebo, los aceites corporales naturales que producimos para proteger las células cutáneas”. Y eso abre el portón a bacterias y virus, además de causar desde piel seca a eczema.
Marlo Blando, profesor de Geología, coincidió y sugirió que se evite enjabonar zonas innecesarias.
“A las vecinas que se duchan a diario les digo que no cubran de espuma todo el cuerpo, sólo el sobaco y la entrepierna que producen olores fuertes”

Según Buscapique Duran, existen algunas enseñanzas sobre el baño para cuidar la higiene y la salud:
– Bañarse una o dos veces por semana con jabón; (el gusto del agua de la ducha se puede dar a diario).
– No usar agua muy caliente, en particular en invierno, donde el aire siempre es más seco, y a lo largo de todo el año si se usan exfoliantes.
– No ducharse durante más de 30 minutos.
– Aplicar lociones o cremas sobre la piel al salir del baño, para evitar que se pierda más humectación.
– En cambio, lavarse las manos con frecuencia. También lavar la ropa, que naturalmente arrastra y acumula muchas de las células muertas y la suciedad que acumula el cuerpo, ayuda a la higiene y la salud de la piel.
*Cara, sobaco y poto

martes, 16 de enero de 2018

0129: amor a segunda ojeada

—¡Basta! Me has llegado al corazón. Yo te juro que antes de tres días cocino, barro y plancho como la primera…
—Pero si no sabes nada, infeliz…
—¡No importa! ¡Aprenderé! Por esta cruz…
—¿Serías capaz? ¿Harías eso por mí?
—¡Calla! Como que voy yo a dejar escapar una cosa así como así. Si hay que cocinar, se cocina…
—Eso sería maravilloso…
— ¡Que todavía no conoces tú a la hija de mi madre! Y prepárate, porque te vas a chupar los dedos y en los mosaicos y azulejos de tu casa me voy a mirar todas las noches para ver si estoy guapa…
—¡Bravo! ¡Bravísimo!
—Pero, Señor, si esto es lo correcto…
—¿Verdad que sí?
—Nada, nada. ¡Que nos liamos! ¡Y que se vaya a freír espárragos el boticario! ¡Y el coronel que me espera esta noche, que coja con su madre!
—¡Bravo!
—Y el doctor Martinez, ¡a la mierda!
—¡Soberbio! Eres admirable. ¡Qué moralidad has adquirido en un momento!
—¡Ah! Pues esto no es más que empezar. Ya verás, ya verás tú cuando salga la señora que una lleva dentro. Porque sale, vaya si sale.
Mira en torno, con un infinito arrobo
—¡Ay, riquito de mi alma! ¡Qué felices vamos a ser los dos aquí solitos! Ya te estoy viendo, ahí, repantigado, comiendo y bebiendo. Y yo de aquí para allá, de la cocina al salón y del salón a la cocina, como una mártir…
De pronto, se vuelve y se queda en éxtasis ante la puerta del dormitorio
—¡Y ese dormitorio! ¡Ay, madre! ¡Qué dormitorio! Pero, qué dormitorio…

domingo, 14 de enero de 2018

0128: micromachismo

— ¡Mamá!
— ¿Qué?
—He cometido una locura…
. —¿Quién? ¿Tú?
— ¡Sí!
— ¡Hola! ¿Y qué has hecho?
— ¡Mamá! Pero, qué tontísima estás…
— ¡Niña!
— ¡Mamá! ¡Por favor! ¡Te lo suplico! Compréndeme. ¡Yo tenía que hacerlo!
— ¡Acabáramos!
—Le quiero, ¿sabes? Pero es un tonto, que vive en la luna y no se entera de nada. ¡Ay, mamaíta! Tú no sabes lo difíciles que se han puesto los hombres, con todo eso del acoso y las feministas. Nada, que no quieren, ¿sabes? Se empeñan en que no y no. ¡Claro! Pero si es natural, si es que están muy asustados.
— ¡Anda! Pero ¿es que temen a las feministas?
— ¡Mamá!
— ¡Ay! Calla, hija. Es que lo que me cuentas…
— ¡Ay, mamá, mamá!…
—Bien, bien. Conque te has enamorado y lo has seducido…
— Sí, mamá…
— ¡Tú también!…
— ¿Cómo?
— ¡Qué destino!
—Pero, mamá, ¿qué quieres decir?
—Lo dicho, hija, lo dicho. ¡Que la historia se repite!
— ¡Ay, mamá! ¿Es que tú también…?
— ¿Cómo yo? ¡Anda! Y mi madre y mi abuelita…
— ¡Mamá! ¿Qué dices?
—Ya te digo que es nuestro destino, hija. Las mujeres de nuestra familia, cuando nos encaprichamos, por un hombre siempre terminamos abriendo las piernas. Si no, estamos perdidas…
— ¿En qué estás pensando, mamá?
— Estaba pensando en mi abuelita. Fue la primeriza, la fundadora de la dinastía. La pobrecita se había enamorado de un machista…, de un machista, tan hetero patriarcal como san Pablo.

viernes, 12 de enero de 2018

0127: cómo ser feliz en el matriqui y fuera de él

SER SINCERO
“Tengo esposa, dos hijos, pero me gustas. Quiero seguir viéndote, me aportas mucho y me lo paso muy bien contigo. El sexo es genial. Pero tienes que saber que no voy a dejar a mi familia. Y es algo que debes respetar si quieres que sigamos con esto”.
Más o menos sería así.

AMANTE CON PAREJA
Lo perfecto es que tu amante tenga pareja formal, como tú. Así los dos tienen algo valioso que perder si el asuntechi estalla. La relación está más clara cuando ambos juegan con las mismas reglas.

PERTENECER A MUNDOS DISTINTOS
Ella y la otra no deben conocerse. Lo haría todo mucho más turbio. Al final, tu amante se convertirá en tu amigo, tu confesor, tu apoyo, así que es inevitable que acabes hablándole de tu marido o mujer, pero lo recomendable es que no des demasiados datos.

CUIDADO CON PELOS
Si no quieres que te pillen, ten mucho cuidado si los encuentros se producen en casa de tu amante. ¿Por qué? Es más que probable que en su hogar haya cabellos suyos (por mucho que limpie) y que las almohadas, el sofá o el aroma del apartamento en general huelan a él o a ella. Por ello, revísate siempre antes de salir. Y si el susodicho tiene mascotas, como gatos o perros, tienes que estar más alerta aún.

NO CON JABONES AJENOS
Si te vas a duchar en casa de tu amante ten cuidado con los productos que usas. Sobre todo si eres hombre y estás engañando a una mujer. Ellas, con los olores de los cosméticos, son más perspicaces que nosotros. Si utilizas un gel que no es el de casa, o un champú diferente, lo olerá y tendrás que dar más de una explicación.

SOLO ENTRESEMANA
Lo mejor es que durante los fines de semana no quedes con tu amante, pues tendrás que dar demasiadas explicaciones y corres el riesgo de que te pillen. Cojas o no con tu pareja, los viernes, sábados y domingos es mejor pasarlos con esta o dedicarlo a los amigos. En estos días, la gente sale de su zona de confort, y puede que en “vuestro bar secreto” te encuentres a la mejor amiga de tu mujer.

NO SER REGULAR EN LOS ENCUENTROS
Quedar entre semana, sí, pero no siempre los mismos días. Si te ves con tu amante todos los jueves, por ejemplo, acabarían pillándote seguro.

ESTO NO ES UN TRUCO

No soy nadie —y eso muchas lo saben— para decirte lo que está bien ni lo que está mal. Cada uno es libre de hacer lo que quiera con su cosa y con su vida, o con quien quiera. Si hay un atisbo de duda, te recomiendo que lo pienses bien antes de enchufar, pues puedes perder atupeoresnada todo por un polvacho.

miércoles, 10 de enero de 2018

0126: "libertad de importunar

Un centenar de artistas e intelectuales francesas han lanzado un manifiesto en el que critican el "puritanismo" y defienden la "libertad de importunar" de los hombres, que consideran "indispensable para la libertad sexual".

"La violación es un crimen. Pero el flirteo insistente o torpe no es un delito, ni la caballerosidad una agresión machista", aseguran personalidades como la actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la editora Joëlle Losfeld o la actriz Ingrid Caven en la tribuna,  publicada en el diario Le Monde.

Aclaran que "no se sienten representadas por ese feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, adquiere el rostro de un odio a los hombres y su sexualidad", en alusión al movimiento "#metoo" ("yo también"), que surgió para denunciar en las redes sociales casos de abusos machistas.

También se refieren a ese movimiento como "justicia sumaria", que juzga a hombres "cuyo único error fue haber tocado una rodilla, tratado de robar un beso" o "hablar de cosas 'íntimas' en una cena profesional".

Si bien reconocen que el caso Weinstein dio lugar a una "toma de conciencia" sobre la violencia sexual contra las mujeres en el contexto profesional, lamentan que ahora se favorezca los intereses de los "enemigos de la libertad sexual" o de los "extremistas religiosos".

lunes, 8 de enero de 2018

0125: Ellas hablan

Hablamos de encuentros consentidos en vez de deseados, no vemos a las chicas correrse en la pornografía y las revistas femeninas están plagadas de titulares del tipo:
“Posturas sexuales para cuando él quiere y ella no”
“Fijaciones sexuales que él quiere que tú le hagas realidad”  
“Cosas que los hombres odian en la cama”.
Cada vez que se trata el tema de la sexualidad lo que se hace es abordar el deseo masculino.

Con este panorama no creo que a nadie le extrañe si digo que no conozco a una sola mujer que no haya fingido un orgasmo en su vida.

En las películas retratan con frecuencia chicos que se masturban al llegar a casa después de una cita que no acabó en la cama. Deberían empezar a mostrar a las chicas que se masturban al llegar a casa después de una cita que sí acabó en la cama.

Desde niñas se nos educa para ser el espejo en el que los hombres se reflejan dos veces más grandes de lo realmente que son. Hay que tratar su ego con más suavidad que su prepucio porque si no “se van con otra”, nos han dicho siempre.

Las citas acaban siendo una montaña rusa emocional en las que nos preocupamos más de su bienestar que del nuestro y, para ello, no dudamos en modificar nuestra conducta, reír chistes que no nos hacen gracia, simular que sabemos menos que él del tema de conversación o fingir un orgasmo.

Es bastante frecuente que mujeres atractivas reconozcan que follar con nerds, gordos o viejucos es una fantasía que no solo hemos materializado en diversas ocasiones, sino que hasta alguna vez les hemos convertido en nuestras parejas. Pensad en la cantidad de veces que habéis visto por la calle a hombres especialmente atractivos con mujeres que no lo son. Ahora al revés. Pues eso.
Es la máxima expresión del altruismo, de esa entrega desinteresada a los demás en que se nos educa, como eso de que la belleza está en el interior y demás cuentos chinos dirigidos exclusivamente a nosotras. Lo fascinante es que esta idea sigue vigente. Somos tan abnegadas que hasta nuestra propia excitación la delegamos en lo capaces que somos de estimular al de enfrente. La de polvos que he perdido con señores que tenían pelos en las orejas por no ir bien depilada. Era mejor irme a casa con el calentón que arriesgarme a que su erección se viera amenazada por mi vello. Hay que joderse.

Otro tema que también ha generado controversia entre el género masculino, es el del placer de ella. La realidad es que si iniciáramos un #metoo para ver cuántas mujeres no han sentido nunca un orgasmo durante una relación sexual lo mismo se cae internet. En general, darnos placer no es algo que les interese. Además, se recibe como un insulto a la masculinidad que no consigan llevarnos al clímax después de un par de minutos taladrando bruscamente

Se ha incidido tanto en la idea de que no estamos interesadas en el sexo y que no necesitamos follar, que es impresionante la cantidad de gente que, pasada la treintena, continúa sin saber complacernos manualmente, por poner un ejemplo. Siendo sincera, fácil no es. Hay que echarle ganas y mostrar iniciativa, como hacemos nosotras. Sería interesante que empezáramos a crear en masa artículos didácticos sobre lo que realmente nos gusta: cómo masturbarnos, las posturas en las que nos resulta más fácil llegar al orgasmo, como manejar la lengua para que tu chica se empape los muslos o como dejarte penetrar analmente sin dolor porque a ella le encantará tomar las riendas.

A veces internet es un lugar maravilloso. Ha resultado ser el mejor altavoz para trasladar nuestra visión del mundo. El mensaje es claro: en las relaciones personales y sexuales nosotras también contamos. Y añado: tenemos un clítoris y estamos dispuestas a usarlo.