jueves, 23 de noviembre de 2017

097: conductas de personas que no tendrán exitó

A continuación te damos seis tipos de actitudes que te alejan del orgasmo.

Dejar las cosas para después
Es también llamado 'procrastinar'. Seguramente alguna vez lo has hecho, pero de acuerdo con Gustavo, no es nada bueno. Si puedes coger hoy, hay que coger hoy. Si  lo dejas para mañana solo hace que tu “cosa” se vuelve perezosa.

Culpar
Es otra actitud criticable. Cuando fallas y no obtienes nada, normalmente le echas la culpa a él; no es lo mejor. Tienes que admitir que el fallo fue tuyo y aceptar las consecuencias que tus errores traigan, solo así podrás aprender.

Asumir
Las multiorgasmicas dicen que "asumir es el primer paso hacia el fracaso". Asumir posiciones cuando no lo entiendes es peor que aceptar tu ignorancia. Al momento de asumir te estás limitando a aprender y obtener respuestas. No lo hagas.

Hablar y no escuchar
No solo sirve hablar, hablar y hablar, porque no te trae ningún orgasmo. Es necesario escuchar, prestar atención al copulador que está ahí. Las féminas más exitosas, siempre escuchan antes de expresar una opinión. Creer que lo sabes todo normalmente solo te llevara a la ignorancia.

Ir a la segura
Aquellas que han conseguido el orgasmo mencionaron que alcanzaron el orgasmo porque nunca se conformaron con nada y buscaron siempre lo diferente. Se arriesgaron a ser distintas y acabaron gozando. No te quedes en tu zona de confort, busca salir adelante.

Envidiar el éxito

Aquellas que no conocen el orgasmo siempre están de malas porque pasan demasiado tiempo pensando en el orgasmo de otras y en cómo han conseguido lo que quieren. Si eres una de éstas, ve cambiando de parecer o no conseguirás gozar alguna vez.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

096: el imán en la tierra

—Yo no entiendo...
—Ven acá entonces.
Me acerqué. En realidad yo sólo quería tocar su teta y tal vez olerla, porque no estaba bien seguro si era de verdad o de silicona. Hacía tiempo que no tocaba teta.
— ¿Qué es lo que no entiendes?
—Lo de la naranja
Contesté, y se me comenzó a endurar.
—Es redonda ¿ves tú? La tierra es igual, redonda como esta naranja.
— ¿Y cómo no nos resbalamos y nos caemos para fuera?
—Hace media hora que estoy explicando que en el centro de la tierra hay un imán que atrae. Por eso si tú saltas, caes de nuevo al mismo lugar. Si la tierra no tuviera imán volarías.
Yo sabía lo que era un imán. Además lo estaba sintiendo muy fuerte con la teta ahí tan cerca. Tenía casi reventada la bragueta.
— ¿Me entiendes ahora?
—Un poco... ¿A ver?
Estiré la mano y ella me pasó la naranja. Sentí  una cosa rara. Algo así como si yo fuera el Lobo y ella la Caperucita. Creo que era el imán de la tierra.

martes, 21 de noviembre de 2017

095: cosas que estresan a los esposos

Visitar a los suegros
Cambiar de domicilio
Cambiar el mobiliario
La llegada de un ex novio de la esposa
Los ruidos fuertes o constantes
El uso del condón
Las visitas de personas externas
Los gritos de las mujeres
Cambiar la comida
No disponer de rascador
La falta de estimulación mental

lunes, 20 de noviembre de 2017

094: sinopsis de un tráiler

— ¡Guardias alerta! Preparad las armas que iremos a liberar a nuestro líder
— ¿Navegar con este clima? ¿Estás loco?
—Ustedes son la guardia más valerosa de todo el archipiélago, no le temen a nada
—Así es, bien lo has dicho, no le tememos a nadie y en ese sentido no nos movemos de aquí
— ¿Y dejaran en cautiverio a nuestro líder en la isla Pedúnculo?
—Estamos cansados de ser carne de cañón. Cansados de levantar las manos aprobando lo que se le antoje al líder, cansados de ver al pueblo desvalido, menospreciado y sin servicios de salud. Cansados, muy cansados que unos coman bien y los demás las sobras…
—Pero ustedes comen bien y también sus familias, recuerden ustedes juraron fidelidad al partido.
—Y como miembros del partido hacemos la revolución dentro de la revolución y decidimos que las cosas deben cambiar, hemos socializado la tierra y nos hemos repartido las regiones, mas tú no temas, que también te ha tocado en la costanera sur y podrás vivir de la pesca, poseerás huertos, arrozales y gente para que trabaje tu tierra, al igual que todos nosotros, hoy ha nacido: Isla Solidaridad.
—Nuestra nueva nación engloba una simetría perfecta entre socialismo y libre empresa, fomentando las exportaciones, cuidando, alimentando y curando al pueblo plurinacional y plurilingüista para que trabajen con entusiasmo en nuestras tierras. Las mujeres serán valoradas igual que los varones y ambos en igual condición y con igual sueldo harán las labores en el campo y para eso tendremos guarderías a cada paso por todo el territorio patrio.
—No permitiremos que los hombres acosen a las mujeres, ni las mujeres acosen a los hombres, y serán castigados con rigor aquellos que pierdan el tiempo acosando en vez de trabajar el suelo patrio.
—Nuestras fronteras estarán abiertos para todo extranjero que venga como mano de obra barata.
—Hermanos levantemos nuestras copas y brindemos por la patria que nos legó nuestro querido líder y a quien lo tendremos siempre presente en nuestras oraciones.

sábado, 18 de noviembre de 2017

093: y así, casi sin querer, ella y yo

Habían pasado cinco años, y algunos meses desde la última vez que la vi. Su rostro, apenas había cambiado. Las canas tampoco habían prosperado mucho, su pelo seguía siendo mayoritariamente negro. Estaba bastante delgada y eso la hacía todavía más alta y desgarbada, ésa era una de las cosas que más me habían gustado siempre de ella.
Le sentaban bien los años.
Mientras el Decano presentaba a los asistentes con una lentitud exasperante, ella encendió un cigarrillo y echó una ojeada a la sala. Miraba en todas las direcciones con excepción de la mía.

No me atrevía a mirarle de frente, pero detecté que se había quedado quieta. Me miraba fijamente, con los ojos semi entornados, una expresión extraña. Luego me sonrió y solamente después movió los labios en silencio, dos sílabas, como si pronunciara mi nombre.

viernes, 17 de noviembre de 2017

092: sonriamos

Un rico hombre blanco sorprende un día a su jardinero negro meando 
- ¿Oye, Tom, que haces para tener tan magnifico aparato?
- Oh, es fácil, lo único que hay que hacer es todos las noches, cuando te vas a la cama, tener una erección, y entonces golpear el pene contra los barrotes de la cama muy fuerte cinco veces.
El blanco no acaba de creerse esto, pero en vista de la irrefutable evidencia decide probarlo, así que esa noche, cuando se va a la cama, espera a tener una erección y pega los cinco mamporrazos contra los barrotes de la cama. Entonces su esposa se despierta y pregunta alegremente:
- ¿Tom, eres tú?

- ¿Cómo te llamas?
- Jara.
- ¡Qué nombre más bonito!
- ¿A qué ji?

-¿Cuantos hijos tiene, señora?
-Diez.
-¿Cómo se llaman?
-Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, Bernardo, y Bernardo.
- ¿Todos se llaman Bernardo? ¿Y cómo le hace para llamarlos cuando, por ejemplo, están jugando todos afuera?
-Muy simple, grito Bernardo y todos entran.
-¿Y si quiere que vayan a comer?
-Igual. Grito Bernardo y todos se sientan a comer.
-Pero si usted quiere hablar con uno en particular, ¿cómo le hace?
-¡Ah! En ese caso, lo llamo por su apellido.

- ¿Vienes a la fiesta? No puedo, que tengo a la mujer embarazada de días.
- Bueno…..pues que venga el Díaz también!

 

- ¿Por qué no tiene patas tu perro?
- Porque lo atropelló un coche.
- ¿Y cómo se llama?
- No tiene nombre.
- ¿Y eso?
- Para que le voy a poner nombre si cuando lo llame no va a venir.

- Si sigues tirando la basura en mi jardín no tendré más remedio que dar parte a la policía.
- A mí me da igual, si quieres se la das toda, ¡yo no la quiero para nada!

 - Hija mía... dicen las vecinas que te estás acostando con tu novio!
- Mami, la gente es tan… Una se acuesta con uno cualquiera y ya les da por decir que es el novio.

jueves, 16 de noviembre de 2017

091: teorías

— ¿Te he contado mi teoría de que los hombres que están obsesionados con la comida es porque no follan lo suficiente? ¿Y que gracias a ellos sobreviven todos los restaurantes de esta ciudad? ¿Te has fijado en que siempre están llenos de parejas de mediana edad? Ellos, con un reloj tan caro como un coche, hablan de la receta de las comidas, mientras ellas miran al infinito con cara de asco y de aburrimiento o cuentan calorías.

— ¿Y conoces mi teoría de que cuando tienes ganas de joder es porque tienes ganas de joder?

martes, 14 de noviembre de 2017

090: aprendiendo

—¡¡Les está diciendo a todo el mundo que soy su novio!!
— ¿Y cuál es el problema?
—Uno, no le pedí el noviazgo; dos, no pienso en casarme; tres, jamás hablamos de ese tema
— ¿Y cómo crees que ella debe referirse a ti?
—Pues… cómo un amigo
— ¿Un amigo con derechos?
— ¡Pero carajo, que manera de complicarse la vida! Simplemente pudo decir que soy un tímido obsesivo con un amor platónico que la persigue permanentemente y para no pasar vergüenzas ella se conforma con mi compañía.
— ¿Y tú sabes lo que significa ser un novio?
— ¡Claro que sí! Es cuando uno pide la mano y se compromete a levarla al altar
—Eso era en el siglo 19, a finales del 20, solo significaba: amante. En la prensa y en la tv nos muestran como los cantantes, actores y algunos futbolistas cambian de novias, como cambiarse calcetines, también leemos que las llevan a Cancún, Puerto Caña y a la Tamborada y tú sabes bien que nadie lleva a una mujer de paseo, sino solo para comérsela. Cuando ella dice que eres su novio, ella está informando sobre su vida sexual.

lunes, 13 de noviembre de 2017

089: … estoy sospechando algo raro.

— ¿Huisqui o cerveza?
—Agua
—Con o sin gas
—Del grifo
— ¿Del grifo?
—Estamos en una ciudad donde todavía podemos tomar agua del grifo, entonces aprovechemos
— ¿Y qué tal el trabajo?
—Bien
— ¿Y le pagan bien?
—Sí, todos los fines de mes
—jijiji, le preguntaba si está conforme con su sueldo
—Estoy satisfecho pues me pagan conforme a mi rendimiento
—Fíjese que estoy contento de conocerlo, yo siempre le decía a mi hija cuando lo vas a traer
—Bueno, aquí me tiene
— ¿Y cuándo vamos a comer torta?

—Hoy, ¿es su cumpleaños verdad?

viernes, 10 de noviembre de 2017

088: respecto al respeto

No es falta de amor, sino falta de respeto, lo que hace que los matrimonios se vayan a la mierda.
El amor y el respeto son los dos aspectos más importantes no sólo del matrimonio, sino también del vínculo con los hijos y de cualquier otra relación importante.

“El amor sin respeto es peligroso; puede destruir a la otra persona, en ocasiones literalmente. Respetar es entender que la otra persona no eres tú, ni una extensión de ti, ni un reflejo de ti, ni tu juguete, ni tu mascota, ni tu objeto.
En una relación de respeto, tu obligación es entender a la otra persona como un individuo único, aprender a engranar tus necesidades con las de ella y ayudarla a lograr lo que quiera lograr.
Tu tarea no es ni controlar a la otra persona ni tratar de cambiarla en un sentido que tú deseas y ella no.

Quizás el área en que más se evidencia la diferencia entre el amor y el respeto es en uno mismo. El mandamiento dice: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, porque se asume que las personas tienen amor propio; ¿quién no se ama y quiere hacer todo lo posible por sí mismo? Sin embargo, el respeto a uno mismo es un ideal por lo general deficiente, particularmente entre quienes dicen que aman perseguir todo lo que les traiga felicidad.

Así que después de todo los Beatles estaban equivocados. Amor no es lo único que necesitas. Enamorarse es algo que ocurre, pero el respeto es algo que se gana.
El amor es una emoción, mientras que el respeto es una actitud.
El amor es atracción, el respeto es conexión.
El amor puede adorar sin razón. El respeto suma valor y estima a la ecuación.


jueves, 9 de noviembre de 2017

087: génesis

Una señora respondiendo a la crítica que le hacía una mujer a su marido por cierta opinión decididamente machista, la señora le dijo: No lo critique a él, critique usted a su madre que lo educó así haciéndole todas las cosas, la comida, la cama, lavándole la ropa, planchándosela, tratándolo como a la niña de sus ojos, ¡vamos!

Pues bien, esa mujer tenía más razón que una santa: Mientras las madres sigan tratando a sus varoncitos como a bebés ineptos hasta que se vayan de casa --e incluso después-- sus varoncitos pasarán a ser machitos.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

086: Preferencias femeninas

Preguntadas por el tamaño ideal en una relación esporádica, las vecinas respondieron 16,3 centímetros de longitud y 12,7 centímetros de circunferencia.

En el caso de una duración duradera, escogieron 16 centímetros de longitud y 12,2 centímetros de perímetro.

Úrsula asegura que la apariencia estética general es el aspecto más valorado, seguido de la aparición de vello, la piel y su grosor. La longitud y el escroto son los siguientes puntos que ellas tienen en cuenta.


El factor en el que menos se fijan es la posición y la forma del meato.

lunes, 6 de noviembre de 2017

085: tips para superar a un deseo platónico

HÁBLALO Y DÉJALA IR
Conversa con tu mejor amigo y saca todas tus masturbaciones a flote es lo mejor que puedes hacer.  No retengas nada: dile por qué te gusta ese culo, por qué te sientes ignorado, detalles de cómo te imaginabas que sería el coito con ella, etc.  Di todo lo que tengas que decir y luego comprométete a dejar de masturbarte, pensando en ella.

TRATA DE NO OBSESIONARTE
Aunque hablar con alguien te hará bien, no dejes que el dolor sea lo único de lo que quieras platicar.  Es lo que las comadres llaman "sobre hablar", que no es otra cosa que compartir los mismos sentimientos de cachondez una y otra vez, hasta el punto que te sientes atrapado en una depresión de mierda mientras revives el rechazo.  Cuando eso pasa, puedes pedir a tus vecinas que te ayuden a distraerte.  El apoyo no tiene que ser necesariamente hablando.

NO ACECHES SUS REDES SOCIALES
¡Superar a alguien es mucho más difícil si te la pasas revisando sus redes sociales todo el tiempo!  Nuestro mejor consejo: Dejar de seguirla.  Deja de seguirla en Twitter, en Instagram, Snapchat.  Si ya es difícil verla en la Corte Suprema,  ¿Por qué quieres seguir atormentándote?

VALÓRATE Y HAZ LO QUE MÁS TE GUSTA HACER
Cuando estas tratando de superar a un deseo platónico, uno de las cosas que más escuchas es: Ella se lo pierde… ¡y es verdad!  Ese culo no es el único que existe en la ciudad, en cambio, tú eres único.  Haz algo que sea un recordatorio de este mantra, que te haga sentir maravilloso y poderoso cuando lo hagas.  Además, estar ocupado todo el tiempo mantreando te distraerá y te harán olvidar esos malos momentos que pasaste pensando en esa que no correspondía a tus reclamos sexuales.

APRENDE LA LECCIÓN Y SÁCALE EL MEJOR PROVECHO
La retrospección es una buena idea.  Ahora que ya recuperaste el ánimo, piensa en las cualidades que tenía esa persona que te gustaría encontrar en tu próxima pareja.  ¿Tenía buen sentido del humor? ¿Les gustaba la misma música? ¿Y qué no te gustaba?  No es que necesitas aventarte a una nueva relación o tener un nuevo deseo platónico enseguida de haber superado al anterior, pero es útil conocerte a fondo, para estar preparado la próxima vez que vuelvas a sentir lubricante en la mano.

ES ALGO TEMPORARIO, Y NO ESTÁS SOLO

No importa si tienes el hinchazón hecho añicos…esta sensación no será para siempre.  Te sobrepondrás.   También recuerda que no estás solo.  Literalmente todos en la Corte han vivido esta situación.  No eres el primero ni el último en tratar de serruchar a la magistrada.

domingo, 5 de noviembre de 2017

084: egosentimientos

La educación tradicional fomenta el apego en las dos variantes, pues aprueba el apego activo del hombre y educa a la mujer para que se amolde a vivir con apego pasivo. En una relación de pareja de tipo machista, el marido actuaría con apego activo, pues él se atribuye el derecho de dominar a la mujer, imponiéndole su voluntad y coartando su libertad, mientras que la mujer actuaría con apego pasivo pues se obliga a cederle al marido parte de su voluntad y su libertad.

Llamamos absorbencia al deseo de atraer la atención de los demás para que satisfagan o complazcan los deseos y necesidades de uno mismo. La persona dominada por la absorbencia suele pensar sólo en sí misma y exige y obliga a los demás a que le presten atención. En la relación de pareja suelen exigir al cónyuge una atención casi en exclusiva, por lo que vulneran frecuentemente su libertad y su voluntad, al convencerle de que esta atención les corresponde por derecho, por el vínculo afectivo que hay entre ellos. Si no consiguen la atención de buen grado, suelen utilizar el victimismo para conseguirlo.

El victimismo caracteriza a aquella persona que busca atraer la atención de los demás hacia sí misma procurando despertar el sentimiento de lástima, que los demás se compadezcan de ella, con el propósito de someter a los demás a su voluntad o de aprovecharse de ellos.

Podríamos definir los celos como un desasosiego que padece una persona por el miedo de perder a alguien que considera de su propiedad. Los celos en la relación de pareja son característicos de la persona con apego activo, posesivo y absorbente, pues considera a la pareja de su propiedad y le  exige una atención en exclusiva. Por ello se enfurecen cuando la pareja demuestra alguna atención o afectividad hacia otras personas. Los celos suelen manifestarse como una desconfianza permanente hacia la pareja y una obsesión recurrente con la idea de que la pareja le puede ser infiel.

El resentimiento se caracteriza por la animadversión hacia alguien que consideramos que nos ha perjudicado. Uno se siente herido en su amor propio, o en sus sentimientos y se siente justificado para perjudicar al que le ha hecho daño, porque espera una satisfacción de ese perjuicio. Existe un deseo de resarcimiento o venganza. Cuando la persona actúa por resentimiento tiene tendencia a perjudicar no sólo a aquellos que le han hecho daño, sino en general a todo el mundo, puesto que cuando el resentimiento se adueña de la voluntad de la persona, le hace creer que todos los actos de los demás hacia sí mismo tienen una intención oculta que tiene como objetivo perjudicarle. La persona resentida se vuelve desconfiada en extremo.

Una variante del resentimiento es el despecho. En este caso es la animadversión hacia la pareja porque decide romper la relación. La persona despechada se siente herida en sus sentimientos porque considera que ha perdido algo que le pertenecía y encaja mal esa pérdida. Desea el sufrimiento para su ex pareja y suele actuar para perjudicarla. La persona se siente víctima y con derecho a hacer daño al otro, que considera causante de su mal. Su lema es: Por lo que me has hecho sufrir te voy a hacer sufrir. La persona despechada utiliza todo aquello que considera un arma para resarcirse, el victimismo, la difamación, la manipulación, el chantaje, la amenaza, la coacción o la agresividad. Se cree justificada para emprender acciones que perjudiquen a la ex pareja, a través de agresiones, amenazas, falsas acusaciones de maltrato, deseo de desposeer al otro de los bienes materiales que ha habido en común, etc. Si hay hijos en común se les utiliza como arma arrojadiza, intentando impedir su relación con los hijos o dando mala imagen de la ex pareja a los hijos para que haya discordia entre ellos. Si la ex pareja tiene una nueva relación, también la nueva pareja puede ser objetivo del ataque del despechado, sobre todo si considera que su separación tiene que ver con esa nueva relación.

La obsesión hace referencia al deseo insatisfecho de conseguir o poseer a una persona que uno se ha puesto como meta. Si el deseo es fácilmente conseguible, una vez conseguido se pierde el interés. Pero si es costoso, se vuelve un reto. El deseo se incrementa y, al no verse satisfecho, se convierte en obsesión. Muchas veces esto no refleja un sentimiento verdadero, sino sólo una insatisfacción y una necesidad, que puede ser sexual y/o afectiva. Por ello, la obsesión hace perder el sentido de la realidad. La obsesión es característica de las personas caprichosas, que han vivido mucho tiempo centradas en satisfacer sus caprichos y cuando estos deseos no se cumplen se ofuscan en sí mismos. También las personas reprimidas, que tiene dificultades para expresar sus sentimientos, son objeto de la obsesión sentimental. Suelen fascinarse por la persona objeto de su deseo y crean una fantasía alrededor de ella que no se corresponde con la realidad, pero que alimenta ese deseo y también la esperanza de que si se consigue se puede llegar a ser feliz.

La culpabilidad sentimental es el sentimiento de culpa que se presenta cuando una persona intenta forzar su propia libertad de sentimiento, bien porque se obliga a sentir lo que no siente, o bien porque se obliga a reprimir lo que siente. Se da con frecuencia en las personas que sufren de apego pasivo. Una de las situaciones donde se pone de manifiesto la culpabilidad sentimental es cuando en una relación de pareja una persona se da cuenta de que no está enamorada, pero cree que por haberse creado el vínculo de pareja y haber pasado tiempo juntos esto le obliga a estar enamorada y a continuar la relación. Es decir, que se esfuerza por sentir amor de pareja por su cónyuge porque cree que es su obligación. Este esfuerzo incluye darle al otro lo que se supone le corresponde por ser su pareja, como el complacerle en la sexualidad, el atenderle y dedicarle tiempo. Y todo esto lo hace porque se siente culpable de no amarlo, porque cree que debe compensarle de alguna manera por la falta de amor por su parte. 

sábado, 4 de noviembre de 2017

083: Lecciones sobre el amor

Algunos sostienen que el sexo es bueno para nosotros, otros afirman que nos hace daño.
Si comparamos ambos puntos de vista, debemos llegar a la conclusión de que es beneficioso. De hecho, sus efectos medicinales se parecen íntimamente a los del ginseng y el acónito, dos sustancias con las cuales puede intercambiarse. Pero aquí debemos hacer una matización. Aunque potentes tónicos, el ginseng y el acónito sólo deberían tomarse en pequeñas dosis y durante largos períodos.
En otras palabras, deberían tratarse como medicina, no como alimento. Cuando se las toma indiscriminadamente, sin considerar la dosis ni la frecuencia, pueden resultar fatales.

Pues bien, el sexo tiene exactamente las mismas ventajas y desventajas. El uso a la larga da por resultado el refuerzo mutuo del yin y del yang, en tanto que un uso excesivo pone en conflicto a los elementos agua y fuego. Utilizado como medicina, el sexo nos alivia de la emoción contenida; pero, utilizado como alimento, disminuye nuestro semen y nuestra sangre. Si la gente supiera utilizarlo como una medicina, lo abordaría con cierto grado de desapego, paladeándolo, pero sin llegar a la adicción. Antes de aventurarse en el sexo, la gente reflexionaría: Es una medicina, no un alimento. ¿Por qué aficionarse tanto? Si hicieran esto, su yang no sería demasiado exuberante ni su yin demasiado deprimido. Nadie moriría prematuramente y, más aún, ninguna muchacha quedaría sin marido y ningún hombre sin esposa.

Pero hay que considerar otra cuestión. Las propiedades del sexo como medicina son las mismas que las del ginseng y el acónito en todos los sentidos salvo en la localización en que ocurre y el criterio mediante el cual se lo selecciona; en estos dos sentidos hay características opuestas en las que deberían instruirse los usuarios.

En el caso del ginseng y el acónito, la variedad genuino es la superior, mientras el producto local no produce beneficios, en tanto que en la actividad sexual la variedad local es superior y la genuina no sólo no produce beneficios sino que incluso puede hacer daño.

¿Qué quiero decir con producto local y variedad genuina?

La expresión producto local se refiere a las mujeres que ya posees, tus propias esposas y concubinas; no necesitas buscar más allá ni gastar tu dinero; limítate a coger lo que tienes al alcance de la mano. Nadie te detendrá; no importa cómo decidas dormir: no hay motivo de alarma, llame quien llame a tu puerta. El sexo, en esas circunstancias, no perjudica tus energías vitales, incluso beneficia tu altar ancestral. Si un solo encuentro da por resultado tal armonía física, sin duda estaremos de acuerdo en que el sexo nos hace bien.

La variedad genuina se refiere al aspecto de encandilamiento y fascinación que sólo se encuentra en el tocador de las casas de los ricos. Así como la suave ave de corral carece del refrescante resabio del ave de caza, el aspecto desmejorado de nuestras esposas no puede compararse con la juventud y el embeleso de estas avecillas de tocador. Cuando pones los ojos en una muchacha de esta clase, sueñas con ella; te esfuerzas por ganarla a toda costa; haces avances, a los que siguen regalos; escalas muros para citas secretas o gateas por túneles para declarar tu pasión. Pero, por envalentonado que estés por la lascivia, seguirás aterrado como un ratón; aunque nadie te haya visto, siempre creerás que llega alguien; sudarás más por miedo que por amor, y el semen rezumará por todos tus poros. El deseo de amor excede al espíritu heroico; cuando te encuentren cometiendo adulterio, perderás la barba y las cejas. Una zambullida en el abismo acabará en espantoso desastre. En el otro mundo habrás destruido tu crédito moral; en este habrás quebrantado la ley y serás condenado a muerte.
Como no quedará nadie para pagar tu delito, tu esposa tendrá que seguir viviendo y desarrollar sus propios deseos, comprometiéndose en una conducta impúdica y produciendo todo tipo de daño: una tragedia insoportable.

En el caso del sexo es obvio que por ningún motivo debe sacrificarse lo cercano por lo lejano, lo basto por lo delicado, ni desdeñar lo común para buscar lo raro.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

082: sapos

Cuando la examinó por segunda vez y le aseguró que se estaba curando, la gratitud en los ojos de la mujer fue un pago tan valioso como el dinero que le entregó.
¿Cuántos sapos había visto después de ése? Amas de casa de mediana edad con sapos aburridos, jovencitas con sapos de perrita, putas con sapos correosos, monjas con sapos granujientos, secretarias con sapos pornográficos, brujas con sapos aterciopelados, abuelas con sapos marchitos, niñas con sapos informes, mujeres apasionadas con sapos sumidos. Sapos de mil ojos, sapos de un millón de humores. Sonrientes, enfurruñados, gritones, meditativos, anhelantes, ardientes, coléricos, alegres, hambrientos, tristes.
Una y otra vez, el mismo y único acto: las piernas se separaban a su petición, como las puertas que se abrieran al ladrón ante las palabras mágicas de: ¡Ábrete, Sésamo! Primero vería el pelo, a veces escaso, a veces espeso, o áspero, o fino, o negro, o dorado, o rojo, o rizado, o lacio. Y luego la cosa propiamente dicha.
Allí donde pocos hombres miraban y pocos hombres tocaban, él pinchaba, presionaba, acariciaba. Se zambullía con instrumentos y culebreaba con los dedos. A veces encontraba una enfermedad, pero a menudo no hallaba nada más que deseo de ser penetrada. Y no era raro que, cuando retiraba la mano, ésta estuviera cubierta de secreciones que en nada se parecían a la crema lubricante que había usado para facilitar la penetración.

Al comienzo mantenía lo que en la universidad le habían enseñado que era la adecuada distancia profesional. A todos los médicos se los entrena para que traten el sapo como algo séptico, como algo a lo que sólo hay que aproximarse con los guantes puestos, con cara formal y mirada precavida. Pero no pudo sostener por mucho tiempo esa actitud artificial. Él amaba los sapos. Ésa era la razón por la cual se había dedicado a la ginecología: para ver sapos, tocar sapos, oler sapos, curar sapos.

martes, 31 de octubre de 2017

081: sueño de una tarde de verano

—No quiero hacer ningún reproche. Has sido una mujer divina, pero siempre mujer, y en amor, cruel.
—Es que tú llamas cruel lo que constituye precisamente el elemento de la voluptuosidad, el amor puro, la naturaleza misma de la mujer de entregarse a lo que ama y de amar lo que le place.
—¿Qué puede haber más cruel para quien ama que la infidelidad del ser amado?
—¡Ay! Somos fieles en tanto que amamos; pero ustedes exigen que la mujer sea fiel sin amor, que se entregue sin goce. ¿Dónde está ahora la crueldad, en el hombre o en la mujer? Hablan de deberes donde no hay otra cosa que placer.
—Sí, señora. Tenemos sobre ese punto sentimientos respetables y, además, sólidas razones.
—Y siempre la curiosidad, eternamente despierta y eternamente insaciada, de las desnudeces; pero el amor, que es la mayor alegría, la pureza divina misma, eso no les conviene a ustedes: hijos de la reflexión. Les sienta mal. En cuanto se hacen ustedes naturales, se ponen groseros. La naturaleza les parece una cosa hostil y hacen de nosotras, un demonio. Puedes desterrarme, maldecirme, hasta inmolarme; pero alguno de ustedes habrá tenido el valor de besar mis labios.
—Gracias por la lección clásica, pero no me negaras que, el hombre y la mujer son enemigos por naturaleza, con los cuales el amor hace durante cierto tiempo un solo y mismo ser, capaz de una misma concepción, de una misma sensación, de una misma voluntad, para desunirlos luego más, y que el que no sepa sojuzgar al uno será pronto pisoteado por el otro.
—Y lo que tú sabes mejor que yo, es que el hombre está bajo los pies de la mujer.
—Seguramente, y de aquí no me haga ninguna ilusión.
—Lo que quiere decir que serás siempre mi esclavo sin ilusión, por lo cual no tendré yo misericordia.
—¡Señora!
—¿No me conoces aún? Sí, soy cruel; ya que tanto te gusta esa palabra. ¿Pero no tengo derecho para serlo? El hombre es el que solicita, la mujer es lo solicitado. Esta es su ventaja única, pero decisiva. La naturaleza la entrega al hombre por la pasión que le inspira, y la mujer que no hace del hombre su súbdito, su esclavo, ¿qué digo?, su juguete, y que no le traiciona, es una tonta.
—¡Buenos principios!  
—Descansan sobre diez siglos de experiencia. Cuanto más fácilmente se entrega la mujer, más frío e imperioso es el hombre. Pero cuanto más cruel e infiel le es, cuanto más juega de una manera criminal, cuanta menos piedad le demuestra, más excita sus deseos, más la ama y la desea. Siempre ha sido así, desde la bella Helena y Dalila, hasta las dos Catalinas y las Kardashian.
—Usted sueña. ¡Despiértese!  ¡Despierte!
Levanté los ojos con pena. Vi la mano que me tocaba, pero la mano era de color de bronce y la voz, áspera, de bebedor de aguardiente.
—Levántese. Es una verdadera vergüenza.
—¿El qué?
—Dormirse sentado con un libro al lado, con un libro… de Klaus Kinski. Además, es hora de ir a casa de don Severino, que nos espera…

lunes, 30 de octubre de 2017

080: solo quería orinar

Ella salió de la habitación, desnuda.
¿Por qué se desnudaban con tanta facilidad las mujeres? ¿Por qué, después de la primera o segunda vez que cogen con un hombre, se mueven con el cuerpo desnudo por toda la casa sin darle mayor importancia?
Él hubiera preferido que se pusiera una bata, o las bragas. Pero hizo lo mismo el primer día, aquella absurda tarde en que se conocieron en una cafetería, donde entró refugiándose de la lluvia y porque estaba a punto de orinarse encima.
Ella estaba sentada en un taburete, junto a la barra. Él le pidió al camarero, un café, y le preguntó por el urinario. La mujer que estaba junto a la barra, y que después se convertiría en su amante, le indicó una pequeña escalera por la que se accedía a ellos.
Cuando él volvió del lavabo, tenía la bebida que había pedido encima de la barra y un taburete muy cerca del que ocupaba la mujer. Como si ella se lo estuviera guardando, como si le esperara, como si confiara en que iría a su encuentro.
Al cabo de una hora ya estaban en la cama.

domingo, 29 de octubre de 2017

079: placer infinito

Clodomiro pensaba que el placer puede estirarse de forma ilimitada.
Estaba convencido de que sólo se alcanza el verdadero goce cuando se aleja el angustioso fantasma de su final. El orgasmo no es la culminación del placer sino el inicio de la apatía, no es la realización del deseo sino su pérdida.
No supone el paroxismo de la lujuria, sino la prueba palpable de la debilidad humana, la evidencia de una falta de control, de una incapacidad esencial que coloca al hombre por debajo de sus pasiones y le hace esclavo de los mecanismos de su cuerpo.
Clodomiro se situaba al margen de estas flaquezas. Él no podía estar sometido a las debilidades propias de los hombres. Vivía en la prolongación indefinida del deseo. Día y noche, despierto y dormido, su pene permanecía erguido y rebosante de vida.
Todo su cuerpo disfrutaba continuamente de esa tensa crispación. Sus propias decisiones se alimentaban de esa desbordante energía, de esa perpetua irritación. Con la ayuda de Evelin entretenía su goce, lo llevaba hasta el extremo y, cuando notaba esa sacudida acuciante que amenazaba con desbaratarlo, lo hacía retroceder. Su existencia transcurría así en la máxima intensidad, en el estrecho filo en el que el exceso de vida linda con la muerte.
Clodomiro no eyaculaba nunca.
Siempre estaba a punto… y la duración ilimitada de ese punto límite le proporcionaba una sensación de infinito o, al menos, una ilusión de eternidad.

viernes, 27 de octubre de 2017

078: cinco hábitos prohibidos

Un polvacho no termina al lograr un orgasmo. No finaliza tras completar el kilometraje. Luego de la acción llega un momento tan importante: el tiempo de recuperación, ya pensando en adaptar el físico para el polvo venidero.

En los largos días previos, la correcta alimentación, el buen descanso o la elección del lugar apropiado son puntos claves para asegurar el rendimiento y disfrutar de la actividad. Pero así como hay estrategias óptimas para él durante, hay aspectos esenciales para reponer el cuerpo luego de tamaño desgaste. Gustavo, experto en equitación les brinda una serie de consejos adecuados.

NO CAMBIARSE LA SABANA INMEDIATAMENTE: incluso si no suda tanto, la sabana gastada o mojada es un hábitat apropiado para el cultivo de bacterias, más allá de que al enfriarse el cuerpo también es contraproducente para la salud. Al cambiarse se mantienen los culos calientes, promoviendo la buena circulación, la renovación de oxígeno y nutrientes, mientras que también se eliminan los desechos metabólicos.

NO PERMANECER SENTADA O ACOSTADA: levantarse, caminar, hacer actividad suave, liviana, siempre acompañado de una respiración medida. Si se va a estar sentado o de pie una buena parte del día después de una polvareda, usar calzones de compresión para evitar que la sangre se acumule en la parte inferior de las nalgas.

NO ALIMENTARSE: es aconsejable comer algo preferentemente dentro de los 20 a 30 minutos de terminada la faena. Un menú que incluya proteínas, algo de grasa y algunos carbohidratos complejos para reponer las necesidades energéticas. Algunas opciones óptimas: chocolate con leche, un sándwich de pavo con pan de trigo integral, almendras, fruta o yogur. Y mucha agua para mantenerse hidratada.

NO REALIZAR TRABAJOS DE FUERZA: evitar las tareas pesadas o que requieran algún desgaste físico, como cortar el césped. Movimientos como agacharse, inclinarse, subir escaleras o levantar un hombre pesado cuando sus músculos ya están cansados ​​puede provocar lesiones.


NO MINIMIZAR LOS LOGROS: independientemente del resultado es conveniente no caer en el error de realizar algunas de las tareas anteriores. Se debe tratar al cuerpo con respeto, al igual que los atletas de élite, sin importar el ritmo y la tirada.

jueves, 26 de octubre de 2017

077: el tiempo es nuestro enemigo

—¿Te das cuenta? Este reloj simboliza nuestro amor.
—¿Qué estás diciendo?
—La cuenta atrás ha comenzado… Un día, te aburrirás, te hartarás de mí, me reprocharás que no haya bajado la tapa del váter, me pasaré la noche delante de la tele mirando NCIS, y tú me engañarás como estás engañando a tu marido en estos momentos.
—Ya estamos otra vez… ¿Por qué te resistes a disfrutar del momento presente en lugar de angustiarte por nuestro futuro?
—Porque no tenemos futuro. Mira cómo caen los segundos, nos aproximan a la infelicidad… Sólo tenemos tres años para amarnos… Hoy todo parece maravilloso, pero, según mis cuentas, todo habrá terminado entre nosotros el… 15 de marzo de 2018.
—¿Y si te dejara ahora mismo para ganar tiempo?
—Eh… ¿y no te parecería mejor que abandonaras a tu marido? Así podríamos instalarnos en la Casa de la Pradera, y ver crecer a nuestros hijos en el Jardín Encantado…
—Sí, eso es, encima, ¡tómame el pelo! Muy amable, ¿pero por qué siempre tienes que estropear nuestros buenos momentos con tus ataques de melancolía?
—Amor mío, si un día me engañas, te prometo dos cosas: en primer lugar, me suicidaré, y luego te montaré una escena que no olvidarás fácilmente.
Así avanzábamos, pareja ilegítima, paseantes escondidos, juntos, mirándonos a los ojos, pero nunca agarrados de la mano, por si nos tropezábamos con amigos de nuestros respectivos cónyuges.

miércoles, 25 de octubre de 2017

076: Experiencia Nº 9

Engañar a tu mujer, en sí mismo, no es demasiado malo si ella no se entera. Incluso creo que muchos maridos lo hacen para ponerse en situación de peligro, para volver a correr riesgos, como cuando intentaban cogerla en el zaguán. En este sentido, el adulterio quizás sea una declaración de amor conyugal. Aunque quizás no.

lunes, 23 de octubre de 2017

075: Los cuarentones se hacen mayores

La infidelidad es tan vieja como el ser humano. O, mejor dicho, como el instante en el que surgió la monogamia como un pacto por el cual las relaciones sexuales debían quedar limitadas a la pareja.
Si no hay límites que traspasar, no hay adulterio.
El papel que ello ha jugado en la sociedad, no obstante, evoluciona con el tiempo. Los 'mileniales', por ejemplo, parecen ser menos infieles que sus padres, a pesar de que tienen muchas más posibilidades para ello. O, quizá precisamente por eso: parece algo menos emocionante.

Muchas vecinas nos presentan otra realidad: desde principios de la pasada década, la cantidad de coito extramarital se ha disparado, pero tan solo en un grupo de la población muy determinado, la mediana edad. ¿Qué está pasando para que se esté produciendo este aumento. Por una parte, cabe valorar factores habituales como el desencanto, la desilusión, el aburrimiento, la monotonía o los conflictos de pareja. También, la crisis de mediana edad que empuja a repentinos cambios de vida. Conviene no descartar el auge de la infidelidad entre las vecinas para explicarlo, una consecuencia de su independencia económica.

El hecho de que se hable de “sexo fuera del matrimonio” y no de “infidelidad” implica que es posible que muchas de estas nuevas relaciones sean conocidas, aceptadas e incluso fomentadas. Ahí se encuentra quizá la diferencia: en la actitud de esta generación respecto a las relaciones sexuales y la fidelidad.

También se apunta otra razón por la que estas costumbres pueden estar cambiando, y es la influencia de generaciones más jóvenes, que han encontrado nuevos modelos de convivencia que pueden haber empezado a ser adoptados por sus padres.  
Todos estos cambios siguen penetrando en la UV 48 y probablemente contribuyen a una mayor predisposición entre las vecinas de mediana edad por probar con nuevas formas de conexión.