domingo, 16 de julio de 2017

008: las enfermedades del espíritu

Sales con tú alma gemela a dar una vuelta por el parque y caminan agarrados de la mano muy felices y sonrientes, pasa una chica muy atractiva con un color de piel canela, alta, de ojos claros y con una vitrina fabulosa, y es inevitable que desvíes la mirada, así que la miras unos cinco segundos y repentinamente tu amor te suelta la mano, pone cara de suegra y te dice: “¿Por qué la miras tanto?, ¿Te gusta? Ve y ándate con ella”

Le eche una mirada suplicativa, mas ella me mostró los dientes —sus ojos relampagueaban— y con el mentón me señalo a LA OTRA.

Y así, casi… sin darme cuenta obedecí a mi alma gemela. 

10 comentarios:

  1. Y te fuiste con ella, claro,claro...eso mismo me ha pasado a mi alguna vez cuando mi vista se ha ido hacia algún tipo bien plantado.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Jajaja muy bueno ahora los tiempos ya van cambiando. Pero es cierto, antes solían decir eso las mujeres, cuando el hombre miraba a otra. Pero ellas siempre han mirado también los culos de otros tíos y se callan y se lo han callado. Eso es la ley del embudo.

    Abrazo Chaly

    ResponderEliminar
  3. Yo te hubiera sacado los ojos, además. Jajaja

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, hay que pensar antes de hablar.

    ResponderEliminar
  5. El mirar no está prohibido en estos casos pero si te mandan con la otra pues a obedecer y todos tan contentos.
    Besos Chaly
    Puri

    ResponderEliminar
  6. Hay que tenerse esa confianza para que ella te hubiese dicho: es muy guapa verdad? Y que tù le hubieses dicho que sí. Pero a quien quiero es a vos!!

    ResponderEliminar
  7. A veces uno se confunde de alma gemela, hasta que termina por encontrarla. El problema está en que el alma gemela que uno termina por encontrar lo considere a uno también su alma gemela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Se trata del orgullo de mujer, habrá que ponerse en sus zapatos, ¿qué habrías sentido tú si el caso fuera al revés? Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. No entiendo esos comportamientos tan posesivos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja, hay que mirar pero con un poco de disimulo.
    El alma gemela seguro que también mira, la belleza está para eso.
    Besos, Chaly.

    ResponderEliminar